Una perspectiva médica acerca de Sanación Pránica de Master Choa Kok Sui
Por Dr. Robins

De manera que Uds. puedan conocer mis credenciales y sean imparciales, déjenme decirles que soy un urólogo en actividad en Los Angeles California. Realmente amo las prácticas de medicina alopática. Amo estar en la sala de operaciones y disfruto inmensamente siendo un doctor. Fue esta pasión por la medicina y la salud de mis pacientes que hizo me diera cuenta que algo faltaba en mis prácticas y entrenamiento. Llegué a esta conclusión cuando fue claro que la medicina alopática no estaba proveyendo curas a un porcentaje significativo de mis pacientes. Me cansé de darles medicamentos a mis pacientes que trataban los síntomas pero no iban a curar la causa del problema.

Esto me llevó a desafiar los principios más básicos avalados por la medicina alopática: El cuerpo necesita medicinas o cirugías para curarse. Llegué a encontrar que trabajar con estos principios era terriblemente frustrante, especialmente porque no hace énfasis – y más importante, la responsabilidad- de curarse del paciente. Después de todo, los doctores realmente no curan a las personas. Las personas se curan as si mismas. Como médico, puedo diagnosticar una infección bacteriológica y recetar un antibiótico para combatirla, pero esto solamente es darle al sistema inmunológico del cuerpo una “oportunidad de combatir”, de ponerse en acción y realizar el verdadero trabajo de sanación.

Cuando descubrí Sanación Pránica de Master Choa Kok Sui hace un poco más de un año, realmente estaba excitado porque había encontrado un sistema que llenaba el vacío que veía en mi entrenamiento y práctica. Aquí había un sistema que se ocupaba de las causas de las dolencias y que ofrecía un complemento bien razonable a mis prácticas médicas y más importante, demostraba un practicante de Sanación Pránica podía claramente asistir al cuerpo en su proceso de sanación. Cuando comencé a utilizar Sanación Pránica en algunos de mis pacientes, mi promedio de éxito en enfermedades agudas o crónicas mejoró dramáticamente. Y a medida que se corrían los rumores en el hospital de mi “trabajo”, algunos de mis colegas comenzaron a derivarme sus pacientes más complejos después de que el tratamiento convencional no había dado resultados. Invariablemente luego de algunos tratamientos pránicos, estos pacientes mejoraban.

Antes de mi exposición a Sanación Pránica, realizaba una gran cantidad de hipnosis médica. Lo que fue obvio para mi cuando estudié este campo, fue que las emociones negativas se almacenan en el cuerpo. Piénsenlo. Cuando alguien está furioso o deprimido, sólo conoce estas emociones como sentimientos, tensión o molestias en el cuerpo! Lo que he aprendido como resultado de estudiar y practicar sanación pránica es que el estrés y las emociones negativas se almacenan en el cuerpo creando bloqueos en el cuerpo energético. Cuando las energías de sanación del cuerpo se bloquean y no pueden fluir libremente, las enfermedades ocurren. Sanación Pránica hizo para mí la conexión entre las enfermedades físicas y los bloqueos energéticos más evidente. Y luego por supuesto, me ofreció una técnica muy simple y fácil de utilizar para curarlos.

Permítanme que les detalle algunos de los éxitos que he tenido con Sanación Pránica.

Ví una mujer en mi clínica que se quejaba de frecuencia y urgencia urinarias. Realicé un chequeo completo en ella – como siempre hago – para descartar cualquier problema serio como una infección del tracto urinario, tumor o un problema neurológico. Cuando los estudios dieron negativos, le dije a la paciente que los síntomas físicos eran una manifestación de estrés en su cuerpo. Ella me comentó algunos problemas en el hogar incluyendo un ex marido alcohólico abusador, y el hecho de ser una madre tratando de criar tres hijos pequeños. Cuando sentía su aura, noté una congestión energética sobre el chakra cardíaco, que procedía a limpiar. Cuando terminé ella dijo que se sentía mucho mejor y más relajada. Toda la “pesadez” desapareció de mi corazón. En el lenguaje de sanación pránica, lo que ella sentía como una emoción, yo lo sentía como una congestión energética.

Uno de mis colegas me derivó una mujer con unos síntomas complejos incluyendo frecuencia urinaria y dolores en la vejiga, dolores de cabeza, insomnio y constipación. Nada en el plano de la medicina convencional hubiera podido aliviarla. Después de un tratamiento pránico de 15 minutos, salió caminando del consultorio diciendo que sentía un alivio del 50%. Luego le recetamos algunos anti inflamatorios para la vejiga y después de un mes dijo que se sentía 100% mejor. No ha tenido ningún problema durante los últimos seis meses.

Otro caso involucra a una amiga de la familia quien tenía una esclerodermia avanzada, una enfermedad auto inmune que afecta el tejido conectivo corporal. La piel de las manos se engrosa y se estira. El esófago puede cicatrizar y bloquearse produciendo dificultades al tragar. Los pulmones también pueden generar tejido cicatrizado, dificultando la respiración.

Cuando comencé a ver a M.G. por sanación pránica, ella mostraba una marcada disminución en la respiración con un mínimo esfuerzo. Después de subir un piso por las escaleras de su departamento ella hubiera literalmente colapsado en el piso por media hora para recuperar el aliento. Adicionalmente, tenía dolorosas y rígidas articulaciones haciendo que largas caminatas fueran difíciles. Luego de un tratamiento pránico, ella sintió un dramático alivio en el dolor de sus articulaciones y fatiga. Le era más fácil respirar y su nivel de energía había explotado. Ella me comentó después del tratamiento que su vida había cambiado tanto que ahora ella sube las escaleras corriendo y enciende la música para bailar.

Probablemente mi caso más dramático fue el de J.M. El no era mi paciente ni me había sido derivado, pero había visto su nombre en la lista de por cirugía tanto tiempo que decidí presentarme. El había tenido una cirugía para que le extrajeran la vesícula algunos meses atrás pero lamentablemente había sufrido algunas complicaciones insignificantes incluyendo una lesión al conducto biliar. Luego de la cirugía necesitó varias revisiones. Como suele ocurrir frecuentemente con casos complejos, una vez que las cosa empiezan a salir mal con el cuerpo, parecen empeorar. El paciente desarrolló múltiples fístulas entero cutáneas (esto significa que los fluidos intestinales estaban saliendo por las paredes abdominales); sepsis fúnguica (una condición muy seria que es fatal casi en un 70% de las veces, en las que el hongo crece en la sangre); y una embolia pulmonar (coagulación de la sangre en los pulmones, fatal en un 60% de las veces). Además, tenía picos diarios de fiebre en las últimas semanas y meses de nauseas constantes y vómitos. Nadie pensaba que él iba a seguir viviendo después de Navidad. En términos sencillos, me parecía a mí que el paciente estaba bajo de energía y que no podía curarse a si mismo. Mucho de lo que estaba empeorando era un síntoma de esto. Comencé a aplicarle sanación pránica diariamente. Dos días después, la fiebre y las nauseas desaparecieron. Una semana después, su pulso decreció de 150 a 120, recuperó la fuerza suficiente para tolerar la última cirugía para reparar la fístula y realizar una completa recuperación. Ocasionalmente, pasaba a visitarme después de trabajar.

“Es casi como si olvidaran enseñarnos estas cosas en la escuela de medicina” es como describía uno de mis colegas médicos la filosofía detrás de Sanación Pránica cuando se familiarizó con ella. Y tiene razón. Con Sanación Pránica, lo que hacemos es asistir al cuerpo energético y normalizarlo de manera que el cuerpo físico pueda curarse a si mismo. Si hay bloqueos en el campo energéticos, los quitamos; si hay una depresión en el campo energético, le damos energía. Permanentemente estamos trabajando con la persona - y no con un simple órgano- para facilitar la auto curación. Y estos conceptos no se nos enseñan en la escuela de medicina en occidente. Afortunadamente Master Choa Kok Sui ha revelado estos conceptos y ha hecho que estén disponibles para todo el mundo de una manera fácil de entender. Lo que fue más impactante para mi cuando leí por primera vez su libro, fue el estilo simple de receta de cocina que el autor utilizó. Si tienes la suficiente fe inicial para probar lo que está ofrecido ahí, obtendrás resultados. A medida que tus éxitos aumentan, aumentará también tu confianza. Llegará el momento en el cual sabrás que puedes ayudar a sanar a casi cualquiera. A nivel energético, las creencias afectan la psicología. Lo que esto quiere decir es que tu sistema de creencias se expande junto con tus éxitos, podrás hacer fluir más energía de sanación. El trabajo de Master Choa Kok Sui ha tenido un enorme impacto en mis prácticas médicas, mi vida y mi filosofía personal. Tendrá el mismo impacto en tu vida si lo permites. Deseo terminar deseándote mucho éxito, salud, amor y bendiciones en tu viaje a través de la sanación con prana.

 

Eric B. Robins, M.D

Borrad Certified Urologist

Los Angeles, California, USA.